Fueguino….Despierta!!!

0chacra XIII.3

El crimen, la violencia, la inseguridad; la injusticia, el miedo, y la marginalidad se ha enseñoreado en Chacra XIII. El cobarde asesinato de dos ancianos “buenos” es solo la página más sangrienta, por ahora, de lo que se vive en ese novel sector de la ciudad. El episodio saca a la superficie las fechorías que un grupo de jóvenes protagoniza en el lugar. La complicidad de algunos adultos y la incapacidad del gobierno de Fabiana Ríos son como una patada en la entrepierna; una burla intolerante que genera odio y que es indigna de un pueblo que, en su mayoría, quiere vivir en paz y que sin embargo permanece, dormida, en su casa.

RIO GRANDE.- Lunes por la noche.

La Escuela 42 de Chacra XIII esta llena de gente, sin embargo apenas se siente un murmullo suave de múltiples conversaciones. De pronto en el lugar se produce un respetuoso silencio, todos giran la cabeza y ven entrar por la puerta principal a Dn. Isa, que por un momento a decidido abandonar la sala velatoria de la Cooperativa, dónde despiden los restos de su cuñada y concuñado, e ir a ver a sus vecinos y darle las gracias, y a ofrecer la vivienda para la habilitación de una comisaria que ayude al barrio a ser más seguro. (¡Que ironía, llevaron su bondad más allá de la vida!)

El respetuoso silencio se prolonga hasta que los familiares de las víctimas, del cobarde crimen, se retiran.

Y una vez más los vecinos quedan allí como en el escenario de un Teatro, expuestos a la mirada, por lo general indiferente, del resto de la sociedad que parece estar en el intermedio comprando pochoclos o gaseosas y se pierden la parte central del drama.

200 personas protagonizan un debate empujados por la indignación, la impotencia y el miedo, sienten que llegaron a un límite, que ya no van a tolerar más y exigen respuestas, quieren ser escuchados, desafían al miedo que paraliza; a la policía impotente, a la Justicia ciega, a los funcionarios sordos, a los políticos indiferentes.

Hago memoria y recuerdo que en esta provincia, en los últimos años, desapareció Sofía Herrera; Exequiel Hurimilla; Cristina López (luego fue hallada sin vida); mataron salvajemente a Horacio Bracco; al taxista Antonio Toledo; ejecutaron al artista plástico Miguel Pereyra; mataron a golpes a la menor Agustina Varela, al joven Fernando Uribe Miranda, entre otros casos, algunos ya resueltos y otros impunes.

Con estos antecedentes, vuelvo a mirar a los vecinos de Chacra XIII y se les nota su soledad.

Advierto que no hay ningún gremio presente.

En este barrio ningún político hizo una caminata.

La policía se va a las 22 horas.

No hay Cámaras de Seguridad.

Tampoco cuartel de Bomberos.

Las imágenes se me confunden con una espontánea aparición, en mi cabeza, de la Gobernadora Fabiana Ríos anunciando la inauguración de una comisaría.

La publicidad del gobierno diciendo que en 3 años de gestión compraron 12 patrulleros a dividir entre Río Grande; Tolhuin y Ushuaia.

Los monitores de las cámara de vigilancia ciudadana promocionadas pomposamente por el Municipio de Río Grande.

La cara de los adolescentes que estrenaron uniforme ayer por la mañana preguntándome si podrán hacer frente a esos otros jóvenes, algunos menores, que aterrorizan Chacra XIII.

Hago números, 200 personas sobre un total de 80.000 mil vecinos son un porcentaje irrisorio.

200 votos se consiguen en cualquier te canasta; en un bingo, o en una choripaneada.

Entonces ¿Cómo es posible cambiar la realidad? ¿Qué tiene que pasar para que el fueguino despierte? ¿Cuáles son las fibras íntimas que deben agitarse para que “el pueblo” transforme su propia historia y construya un futuro mejor? ¿Hasta cuando la sociedad permanecerá indiferente a lo que le pase a su vecino?

¿Acaso alguien sabe cuál será la próxima víctima?

Me pregunto si yo también sería indiferente si mañana decidiera renunciar a mi condición de comunicador, y de pronto me doy cuenta que no, no sería indiferente.

Y estas líneas lo demuestran, no son una crónica fría de los hechos.

Fernando Grava.FUENTE:ecosfueguinos.com.ar