Éxodo vacacional: Fue un caos el cruce en la barcaza en Primera Angostura

Unos 12 kilómetros fue el largo de la fila de vehículos fueguinos que se formó en el cruce del ferry en Primera Angostura durante el fin de semana. Según informan medios chilenos, la falta de agua y de servicios básicos, agravó la situación de las familias que esperaron hasta un día para cruzar desde Tierra del Fuego al continente.marítimo en Primera Angostura.

De acuerdo con datos entregados por la propia empresa, la afluencia de vehículos y camiones desde la Isla Tierra del Fuego a continente superó al menos en 40% la demanda registrada durante la misma época del año.

“Por ello, la empresa marítima dispuso el refuerzo de la dotación de los ferrys lo que permitió mantener el cruce en forma ininterrumpida durante la noche del sábado. Al mismo tiempo que se dispuso de viajes continuos, es decir, que zarpan de inmediato una vez que se completa su capacidad”, señaló un comunicado de prensa enviado a los medios de comunicación de la Región de Magallanes.

El jefe de Operaciones de la empresa, Héctor Oyarzo, explicó que “a fin de año se producen las vacaciones de la gente que está en Tierra del Fuego, en Ushuaia, y Río Grande, que una vez finalizada sus actividades laborales se dirigen al norte de su país lo que produce una aglomeración bastante grande en el terminal de Bahía Azul, eso con los vehículos particulares, lo que va dejando una fila de kilómetros”.

Agregó que se trabajó con los dos transbordadores más grandes (Patagonia y Fueguino) en viajes continuados aunque hubo familias que estuvieron esperando desde la 1 de la madrugada cruzando en algunos casos pasado el mediodía.

Por su parte, el gerente de Operaciones de Buses Pacheco, Gonzalo Balart, lamentó la falta de frecuencia del ferry durante la noche, ya que a su juicio y dado el aumento de pasajeros que habitualmente se produce en esta fecha, no se debió paralizar las operaciones. Agregó que los buses de la empresa, han llegado hasta con cinco horas de retraso dada la complicada situación del paso, lo que ha generado la molestia de los pasajeros que en su mayoría eran turistas que tenían conexiones aéreas, reservas en hoteles o que se dirigían al Parque Nacional Torres del Paine.

La gobernadora de Tierra del Fuego chilena, Catalina Besnier, explicó que “lo que se hizo fue hacer un segundo turno de manera que estén trabajando permanentemente. Además en la mañana sólo cruzaron automóviles livianos”. Agregó que “ahora se va a dejar un ferry para camiones y otro para vehículos livianos”.

FUENTE El Pingüino