La Presidenta ratificó el reclamo sobre Malvinas, pero descartó instaurar un bloqueo contra las Islas

Cristina Fernández consideró “importante” el “haber logrado un apoyo muy fuerte a la legitimidad de nuestros reclamos” sobre las Islas Malvinas por parte de la totalidad de los países participantes de la XXI Cumbre del Grupo Río, que se lleva a cabo en Cancún.

Para la Mandataria, “el manejo de los recursos naturales abre para todo la región un desafío importante”, y en ese ámbito enmarcó el reclamo argentino sobre las Islas.

Por otra parte, condenó “el comportamiento de las grandes potencias del mundo que incumplen sistemáticamente las resoluciones de la ONU” y establecen un “doble estándar” al exigir a las naciones menos poderosas el cumplimiento irrestricto de las determinaciones de ese organismo multilateral. “Ese comportamiento es uno de los principales problemas en materia de vinculación internacional y uno de los principales focos de tensión a nivel mundial”, aseguró la Jefa de Estado.

“Creo que es importante haber logrado este apoyo, pero más importante va a ser lograr que las grandes potencias puedan cambiar de actitud”, afirmó la Presidenta. En este marco, sostuvo que “Malvinas nos involucra a nosotros directamente pero hay otros puntos de conflicto en el mundo que tienen la misma lógica de funcionamiento que Malvinas”.

Asimismo, y ante la consulta de un periodista, Cristina Fernández descartó por completo la posibilidad de que Argentina adopte medidas de represalia contra los habitantes de Malvinas. “No creemos en medidas como el bloqueo, hemos sido históricos críticos en cuando a lo que sufre la hermana República Cuba con el bloqueo”, señaló la Presidenta, y agregó que “Argentina no va a adoptar ninguna medida que no esté amparada en el derecho internacional”. “Lo único que no se puede hacer con un caníbal es comérselo”, graficó la Jefa de Estado.